El logopeda infantil se centra, entre otras cosas, en la reeducación de las dificultades que pueden presentar los niños durante el desarrollo del lenguaje oral.

La estimulación del lenguaje es fundamental desde el nacimiento pero no suficiente cuando los problemas en la pronunciación empiezan a aparecer.

Si éstos no se solucionan, pueden tener consecuencias en el posterior aprendizaje de la lecto-escritura. Si la conciencia fonológica no está bien establecida oralmente, las confusiones o sonidos erróneos pueden trasladarse a la lectura y a la escritura.

La importancia del logopeda en la infancia

La edad media que se establece para la correcta adquisición de todos los fonemas (sonidos del lenguaje) gira alrededor de los cinco años.

No obstante, según el tipo de problema que aparezca, será conveniente acudir al logopeda antes de esa edad para realizar una evaluación. De este modo, determinar si se trata de un proceso evolutivo o es necesario poner en marcha un tratamiento.

La detección suele realizarse principalmente en el núcleo familiar y en el colegio. Es en estos dos ambientes donde el niño pasa la mayor parte de su tiempo y realiza más intercambios comunicativos.

En la consulta logopédica solemos escuchar frases como “habla raro”, “sólo le entiendo yo”, “no pronuncia bien”, “en clase no le entiendo”. Son signos de que algo está ocurriendo.

Además, hemos de tener en cuenta el factor socio-afectivo que puede influir en las relaciones con los demás niños. Sobre todo, en el caso de que existan burlas, comentarios. O bien, que él/ella sea consciente de su dificultad y disminuya su intención comunicativa.

Por lo tanto, cuanto antes comience la reeducación logopédica, mayor éxito tendrá ésta y se obtendrán mejores resultados en menor tiempo. Esto siempre dependerá del diagnóstico establecido.

En definitiva, no hay que olvidar que la prevención, la detección y la intervención a tiempo son sinónimos de progreso.

Si tienes dudas, o sospechas que tu hijo/a tiene alguno de estos signos de alerta, visítanos. En Corps á l’aise, estamos para ayudarte.

 

Share This
Logopedia ¿Cuándo llevar a tu hijo/a al logopeda?